¿Por qué arranca el PAN en segundo lugar?

En las páginas de Milenio, Carlos Mota en una de sus colaboraciones afirmó: “la economía está mejor que nunca, muchas empresas están encontrando oportunidades de expansión, hay una baja tasa de desempleo y la gente viaja más, gasta más y se educa más. No obstante, el partido en el poder, el PAN, arranca en segundo lugar en la elección presidencial. Sí: a pesar de los buenos datos económicos, la mayoría de la gente preferiría cambiar de partido gobernante. Paradójico”. Mota piensa que una hipótesis de esta aparente paradoja es que “el presidente Calderón no supo vender a la ciudadanía en la que ésta internalizó los beneficios de la prosperidad económica… Nunca se estableció una línea narrativa entre ‘ser este presidente’ y tener ‘estos beneficios’, como sí lo hizo AMLO con los ancianos cuando era jefe de Gobierno”.

 

Pues bien, es cierto que el PAN ha arrancado en segundo lugar en la carrera por la presidencia. No sé qué tan buena o mala haya sido la política de comunicación social del presidente Calderón. No tengo la menor idea de ese tema. Sin embargo, creo que esa política para convencer a la gente de que las cosas van bien tendría que haber sido diseñada e instrumentada por un verdadero genio. ¿Por qué? Muy fácil: no ha habido en estos años tal prosperidad económica, es más, hemos estado bastante lejos de ella. Veamos los siguientes datos.

 

La economía no está bien. Que en otros países esté peor (así como en otros esté mejor) no es suficiente consuelo. Que la crisis de 2008 venida de fuera nos pegó duro es un hecho. Que la economía internacional y particularmente la de nuestro principal socio comercial marche trabajosamente, también. Que los mercados a nivel mundial se han caracterizado por su volatilidad y haya signos de incertidumbre cada semana, también. Pero los datos son contundentes: el crecimiento promedio anual del Producto Interno Bruto (PIB) en los cinco primeros años del gobierno del presidente Calderón ha sido de 1.4%. ¿Es una buena tasa de crecimiento? Es menor (no gran cosa) a la que en sus cinco primeros años tuvo Vicente Fox: 1.5%. ¿Y frente a Zedillo? Con éste fue del doble aproximadamente que con los dos panistas (con todo y la crisis de 1995: 2.9%. Y con Salinas, también en ese mismo periodo, 3.8%. De modo que, vistas las cosas a partir de los cinco primeros años de los últimos cuatro gobiernos, habría que decir que la economía está peor que nunca.

 

Ciertamente, en el último trimestre de 2011, según reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la tasa de desocupación abierta fue de 4.8% como proporción de la Población Económicamente Activa (PEA), y ha sido una de las menores tasas en aquellos países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Sin embargo, detrás de este número se encuentran algunos datos que brindan un panorama distinto del mercado laboral en nuestro país. En 2011, 2.5 millones de personas se colocaron en dicho mercado, pero hay que ver su composición: al sector formal ingresaron 740 mil (el 30%) y al informal, 1.8 millones (70%); en otras palabras, 3 de cada diez lograron incorporarse al sector formal (sin considerar que lo hicieron aceptando ingresos bajos) y 7 a la informalidad con todo y la falta de acceso a la seguridad social que implica.

 

Pero hay más, como ha sostenido José Manuel Herrera en las páginas de La Razón, “lo sorprendente es que aún existen 6.1 millones de mexicanos que se encuentran disponibles para trabajar pero que no buscan empleo por considerar que no tienen posibilidades de encontrarlo. Esto explica también la baja tasa de desocupación abierta, pues si fueran considerados parte de la PEA, la tasa de desempleo en el país se elevaría a 15.2% y no sería de 4.8% como presume la estadística oficial”. Y remata Herrera: “si las cosas no mejoran radicalmente durante este año, el de Felipe Calderón pasará a ser el sexenio del empleo…pero informal, y cada vez (más) en las peores condiciones”.

 

La economía no está bien con tan bajas tasas de crecimiento del PIB y esas características del empleo. Pero sobre todo, no puede estar bien cuando desde el año pasado se supo que había 52 millones de personas viviendo en la pobreza, 3.2 millones de personas más que en 2008. Frente a esto, saber que se tienen una baja tasa de inflación, el monto más elevado de la historia de las reservas monetarias y que ello permite una determinada protección contra corridas especulativas, unas finanzas públicas equilibradas (con una muy baja recaudación tributaria y un gasto público que no alcanza para cubrir todo aquello que señalan las leyes pero que también tiene una gran distorsión, como el hecho de ser más el dinero dedicado al subsidio a la gasolina que los recursos destinados a atender la pobreza), la verdad, no es gran aliciente, no es como para presumir. Decirle al ciudadano común que en otros lados están peor debe sonarle hueco.

 

Puedo creer que el PRI hasta el día de hoy está en el primer lugar de las preferencias porque los ciudadanos piensan que es la mejor opción frente a las demás o porque tiene el mejor candidato o la estructura más completa. Seguramente habrá quien me califique de equivocado. Pero quizá la situación de arranque se deba a que hay cierto hartazgo de los gobiernos panistas, o tal vez el PRI está en ese lugar, especialmente arriba del PAN, porque los dos candidatos que este partido postuló como candidatos y llegaron a ser presidentes no pudieron cumplir con lo ofrecido durante la campaña en lo referente a la economía. Ni Vicente Fox estuvo cerca del 7% de crecimiento económico anual que prometió ni Felipe Calderón ha sido el presidente del empleo. Hay muchos candidatos y hasta partidos que piensan solamente en ganar la próxima elección y es algo lógico: lo importante es llegar y ya luego veremos cómo nos mantenemos; para qué pensar en pasado mañana si para mañana no tenemos asegurada nuestra supervivencia. Que si uno promete desaparecer un impuesto, otro ofrecerá bajar el precio de la gasolina y luego aparecerá otro diciendo que regalará dinero en forma de programa social: se ha llegado al grado de casi prometer lo que sea, lo que piensa le gustará más al elector. Sin embargo, luego viene el desencanto y promesas de campaña que no se cumplan pueden llegar a significar la llave para la alternancia del partido en el gobierno municipal, estatal o federal. Ya se verá.

Fernando Calzada Falcón 

About realemexico

Ser una empresa dinámica que ofrece soluciones financieras con la capacidad de atender a cada uno de nuestros clientes de manera personal buscando su completa satisfacción.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s